Anabel

Anabel

jueves, 4 de agosto de 2016

DIEZ COSAS QUE NO DEBES HACER EN UNA ENTREVISTA DE TRABAJO (I)

Hola a todos los lectores, fieles u ocasionales, de APEC. 

Sé que llevo bastante sin escribir en este blog, pero no, de ningún modo quiero que languidezca hasta desaparecer. 

Por eso voy a continuar alimentándolo con post como éste, en el que, como viene siendo habitual, yo me desahogo un poco (experiencias negativas/surrealistas en la búsqueda de trabajo no me faltan), y algunos lo leen y disfrutan porque pueden sentirse identificados o, sencillamente, intrigados. Porque el submundo del desempleado en pos de un trabajo decente es todo un submundo, amigos y amigas...

Hoy os traigo la primera parte de una de esas célebres listas que tanto gustan en nuestros tiempos, pero con un pequeño matiz no mostrado en el título del post. Porque sí, os voy a enumerar 

DIEZ COSAS QUE NO DEBES HACER EN UNA ENTREVISTA DE TRABAJO
pero sólo si tú eres el ENTREVISTADOR
  
Un interesante cambio de tornas, ¿no? Que mira que a los que nos enfrentamos a entrevistas de trabajo les encanta darnos pautas y consejitos...

Pues allá vamos. ¡Ah! Y como dicen en los telefilmes de sobremesa, todo está BASED ON A TRUE STORY


1- ABANDONA TODA CONDESCENDENCIA

Ah, la condescendencia..., ese pequeño vicio del espíritu que te hace sentir una mezcla de pena/menosprecio por algunos individuos que tienes delante. Crees que ellos están mal o, al menos, peor que tú, ladeas la cabeza con una media sonrisita, e intentas entenderlos (qué habrán hecho los pobres para estar tan mal) o aconsejarles para que aspiren a estar a tu nivel. 

No, venga, ahora en serio, consultores y consultoras de RR.HH. de este país y entrevistadores ocasionales. Pensad que la persona que tenéis delante es una COMPLETA DESCONOCIDA para vosotros. No deis por hecho que su vida es/ha sido mucho peor que la vuestra porque lleve desempleada X meses o años. En fin: comeos con patatas vuestra condescendencia y tratadla de igual a igual. Quizás su vida privada, por decir algo, sea mucho más equilibrada o satisfactoria que la vuestra... Pensadlo. 


La entrevista de curro al oso Ted: eso sí que es saber contestar


2- TEN EN CUENTA QUE LAS APARIENCIAS ENGAÑAN




Que tengas delante a una muchacha con un físico extremadamente cuidado no significa que la mujer vaya a estar haciéndose la manicura francesa o rizándose las pestañas cada dos por tres en su puesto de trabajo. Que tu entrevistado sea un clon de Mario Vaquerizo no debería hacerte sospechar que se trata de un adorador de Satán que puede armar la marimorena cada dos por tres debido a su afición a las sustancias estupefacientes. 

Por favor, como dice Morfeo, Free your mind. Intenta averiguar quién vive bajo el escaparate. 

3- NO LE RECUERDES LA EDAD QUE TIENE O HACE CUÁNTO QUE SE LICENCIÓ

O cuánto tiempo lleva en el paro, o cuándo fue su último trabajo de "lo suyo"..

A ver, de verdad... Mira en qué país vives, cómo está la mayoría de la gente que lo puebla (no tú y tus colegas, amigos y familiares). 

 ¿De veras que tanto te sorprende que esa persona que tienes delante lleve tanto en el paro, que pese a haber pasado los treinta sólo haya encadenado puestos de becario o de baja cualificación, que no haya huido despavorida al extranjero? 

Pues si pese a mi consejito sí que te sorprende, ok, qué se le va a hacer... Pero por favor: NO LE TRANSMITAS TU SORPRESA. Denotaría poca sensibilidad e inteligencia, de la emocional, quiero decir. En serio que no hace falta que le recuerdes nada de todas estas cosas: te digo yo que la persona que tienes delante lo recuerda bastante bien, varias veces al día. 

4- FOBIAS Y FILIAS PERSONALES FUERA, POR FAVOR

Puede pasar, puede... Aquel chaval que te trataba tan mal en el cole era rubio con el pelo rizado y los ojos verdes. Y, oh, vaya, resulta que el chico al que vas a entrevistar tiene el pelo y los ojos así, y no sólo eso, parece su medio hermano con esa nariz chata y esas cejas oscuras. ¡Si hasta tiene la misma voz ronca! Y también viste de negro de pies a cabeza, oh, cielos... 

Pues nada, si eres un buen profesional, te tienes que aguantar. Vas a tener que entrevistarlo como Dios manda. Y averiguar si es apto o no para el empleo para el que ha sido llamado. Y punto. 
Si sigues teniendo pesadillas con el rubio chato, busca ayuda profesional...

Nos entendemos, ¿no?

5- SÉ CONSCIENTE DE QUE NO VIVES EN MENTES CRIMINALES

Ni que eres Jodie Foster en El silencio de los corderos etc... 


Ni la diablesa de Prada, querida...


Vamos a ver, si lo que estás ofertando es un puesto de becario/becaria de como mucho nueve meses  de duración con sueldecito de 300/400 eureles, ¿a qué viene ponerle a prueba al pobre diablo que tienes delante tocándole los que tú crees que son sus puntos de presión? ¿O sometiéndole a esas triquiñuelas psicológicas que tanto te fliparon en tu Master de RR.HH.?

Que no, querido/a, que no... Que eso está de más, no te lo creas tanto, sé realista, sé sencillo/a, ponte en el lugar de la otra persona. Ni tú eres un Sherlock ni él/ella un asesino en tensión al que debes hacer confesar.

Y bueno, piensa qué pasaría si en realidad tienes a todo un Hannibal Lecter en potencia, si le ofendes con tus rollitos psicológicos y encima no le pasas la entrevista... Piensa, piensa...


(TO BE CONTINUED




3 comentarios:

  1. Hola Anabel:

    No sé dónde hacértelo llegar, así que te lo escribo plan comentario y si quieres ya publicas. Te cuento mi caso.

    Resulta que suelo tener contratos eventuales con una empresa en ciertos periodos del año. Estos contratos los manejan a su antojo( un fin de obra previsto que dure 3 meses te lo pueden reducir tranquilamente a mes y medio, hacerte disfrutar vacaciones de un día para otro para no liquidarlas en el finiquito, degradar la categoría de un año para otro para pagar menos) y un sinfín de etcs con los que no quiero ni aburrirte ni sedar a los lectores de este blog.
    La cosa es que me llamaron el 31 de julio para estar aquí unos días de agosto(semana y 3 días en concreto) y como no tenía otra cosa, pues les dije que sí que contasen conmigo. Ya trabajando me han llamado (esto es la Ley de Murphy o no se acuerda de ti ni Chus o tienes que elegir) de la bolsa de un organismo oficial en el que suelo hacer sustituciones de vez en cuando( no mucho que con los recortes llaman menos, dicho sea de paso). La cosa es que ayer martes, lo he comunicado en esta empresa lo del organismo oficial( no he comentado que me ofrecen un contrato de casi 20 días en dicha institución), que voy a incumplir con ellos los 3 últimos días de contrato y mi consiguiente carta de renuncia, etc. No estaban los Jefes Supremos en el momento D así que se lo hice llegar a mi coordinadora. Martes calmo, peeero, llega el miércoles. A media hora de haber empezado mi jornada, se presentan en mi puesto los 2 Jefes Supremos para indicarme que si no puedo incorporarme 3 días después a dicho organismo, que les hago una faena(putada en palabras literales) y que si me han contratado esta semana a parte de los 3 días de la siguiente, es por hacerme un favor, que realmente esta semana no me necesitaban y que el contrato era por esos 3 días. Vamos que casi les tenía que agradecer este contrato con el tonito que emplearon.

    La cosa es que me sentí acorralada, y tonta de mi les dije que llamaría al organismo para ver si era viable la incorporación 3 días después. Y boba de mi que llamé y me dijeron que no que o todo el contrato o nada(obviously).Nada más colgar fui a su despacho y se lo comuniqué, que no era posible. Creo que sobran las palabras, si las miradas matasen estaría ya muerta.Vamos que estoy en la Lista negra desde ya hasta el final de la eternidad.

    Y es que me da rabia, siempre despotrico de las injusticias pero cuando vinieron a mi puesto respondí cual perrillo fiel, sintiéndome mal y todo. No entiendo ese comportamiento. Si tú ofreces contratos caca, sabes que te arriesgas a que la gente vuele ante la menor oportunidad. Sé que me he cerrado la puerta de esta empresa con la decisión de seguir adelante con el contrato de dicho organismo, pero mira, igual es el destino el que quiere que salga definitivamente de esta jaula.

    ResponderEliminar
  2. Querida Amiga 1. Acabo de leerte y qué quieres que te diga... Me da una rabia HORRIBLE que te haya pasado eso. Pero lo que ya he comentado en este blog varias veces: la indefensión que estamos padeciendo los parados en busca de empleo y empleados ocasionales, para mí, sería denunciable al Tribunal Europeo de los Derechos Humanos. No sólo tenemos que aguantar que nos rechacen una y otra vez (muchas veces con malos modos o falta de profesionalidad), sino que cuando finalmente conseguimos algo es ASÍ, teniendo que postrarnos ante un sinfín de circunstancias indignas y caprichosas por culpa de esos personajes que aprovechan la coyuntura para tratar a los trabajadores como a pobres peones al servicio de sus intereses. La Humanidad, la Elegancia, la Profesionalidad, el Sentido del Honor, la Nobleza, quedan en tierra de nadie en contratos como el que me comentas, carencias achacables a los contratantes, por supuesto, y los contratados no tienen más remedio que decir "Sí, bwana" a todo, so pena de volver al Infierno de la Nada. Sé de lo que hablas, Amiga 1, y me da mucha rabia, y me parece una tremenda injusticia que esa GENTUZA que no hace favores ni a su madre te hablen con ese tonito paternalista y te suelten esa trola de que han ido a ayudarte y así se lo pagas... Permíteme que me reviente de risa: JA, JA y JA. Pero tampoco te sientas culpable por no mostrarte indignada y envalentonada cuando los tuviste delante, eso es lo más normal en una situación semejante. Y ellos lo saben y cuentan con ello. Los papeles de la función están repartidos y son inamovibles. Mira las cosas que cuento yo sobre mis entrevistas... No te sientas mal, por favor... De mis años de Derecho Penal saqué en claro que eso sería CULPAR a la víctima. Muchos ánimos, un fortísimo abrazo, y aquí me tienes para lo que quieras, escribir POST como firma invitada inclusive ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Anabel, me reconfortan tus ánimos. Seguiré informándote de mis andanzas "prequilaborales"

      Eliminar